Nuestro Empordà es hijo de la Tramuntana y la proximidad del mar Mediterráneo. Ha crecido rodeado de tierras arcillosas y de guijarros de piedra. Si os fijáis, os proponemos un cupaje similar en variedades y porcentajes al Priorat pero con un resultado muy diferente, fruto precisamente de su característico terruño.

¡Es fascinante ver cómo el territorio y el clima los diferencia a pesar de sus porcentajes y variedades prácticamente idénticos! Nuestro Empordà es intenso. Fresco, muy equilibrado en su conjunto, con notas de fruta madura (cereza, arándano…), madera tostada muy integrada, especies dulces como la canela y el clave y persistente en su paso por garganta.