Vino ecológico vendimiado manualmente y criado en barricas de roble francés. La uva, mayoritariamente de las variedades Cabernet Sauvignon, Garnacha negra y Cariñena, crece lejos de la influencia marítima pero con un nivel alto de insolación y aridez y la humedad persistente fruto de las nieblas de invierno, rasgos que le aportan su talante ‘continental’, propio de la DO Costers del Segre.  El resultado es un vino potente, equilibrado y ligeramente especiado.

En nariz detectamos fruta negra, notas especiadas de canela y vainilla y un sutil toque de madera y sotobosque. En boca encontramos un vino redondo, equilibrado, con unos taninos suaves y sabores de fruta en compota y un trasfondo especiado.